Tag Archives: Burger

Hamburguesas de anuncio

¿A quién no le ha pasado alguna vez ver esas hamburguesas perfectas en anuncios de televisión o en fotografías y, una vez que vas a degustarla compruebas que poco tiene que ver con esa apetitosa burger que viste? Esto suele suceder en conocidas cadenas de comida rápida que saben perfectamente que los consumidores comemos por la vista. Si algo no nos entra por los ojos, por muy bueno que esté, no nos convence.

En publicidad se trata de crear un mundo idílico, perfecto e impoluto, y esto no es más que una utopía. Sabemos que es absurdo ilusionarse por probar la pieza que se muestra promocionalmente, pero en el fondo, lo esperamos. Y luego vienen los desencantos.

Hamburguesa de Anuncio

Imagen

Aunque no lo sepamos, detrás de esa hamburguesa hay un trabajo riguroso y profesional para conseguir esas instantáneas. Resulta que fotografiar este plato es una ardua tarea de la que se ocupan verdaderos técnicos expertos. Los diferentes ingredientes de diversa índole colocados estratégicamente para construir la hamburguesa perfecta, pueden jugar a los fotógrafos una mala pasada si se desparraman, pues eso no queda bien en publicidad (Recordemos: todo en marketing es perfecto) Es imprescindible que se aprecie cada ingrediente en su sitio, y al ser perecederos, existen varios truquillos detrás de cámaras que hoy os vamos a revelar.

En este caso, la casa sí se empieza por el tejado. Lo primero es buscar la rebanada de pan perfecta. Éste debe ser mullido, hinchado, sin pliegues ni desperfectos y las semillas del pan están colocadas estratégicamente con pegamento donde mejor queden. Hay ocasiones en las cuales también se tuesta un poco la hogaza para darle más intensidad al color dorado.

Hamburguesa de anuncio

A continuación, el corazón de la hamburguesa, la carne. Se coloca encima de una fina plantilla para que por el peso de la carne no se hunda en el pan y no se vea en su totalidad para la foto. Debe quedar recta. Para darle ese aspecto de “a la parrilla” se suelen teñir los bordes, y el brillo que da jugosidad se le añade con aceites industriales. (¿Asqueroso verdad?) Debe estar fría para que al colocar el queso encima no se derrita rápido y estropee el trabajo. Para que quede un sólo un poco fundido, se le suele aplicar un poco de vapor o de calor con una cucharilla por las partes visibles.

Los ingredientes restantes deben rebasar el borde de la hamburguesa para que todos sean apreciables, pero sin pasarse. Para colocarlos en el lugar adecuado y unidos se suele utilizar alfileres. De este modo, ningún componente osará moverse para la foto. Estos elementos se colocan exclusivamente por la parte visible de la foto, es decir, la delantera y por detrás se ponen unos algodoncillos para que el pan superior esté alineado y no caiga por la parte trasera. Las salsas se agregan al final con una jeringa únicamente en los sitios donde se vaya a ver y de sensación de limpieza.

La fase final se la dejamos al Photoshop. Mediante programas de diseño, se corrige cualquier mínima imperfección que quede (que si se quedase ahí ni nos daríamos cuenta). Tersan las rebanadas de pan, eliminan cualquier agujero de semillas que cayeran por el camino, añaden más luz y brillo a los ingredientes para que parezcan más frescos o añaden intensidad a los colores. Hamburguesa siendo editada en Photoshop

Imagen

Ahora que conoces los trucos de las grandes cadenas de comida rápida ¿A que ya no tendrás tantas ganas de comerte esas hamburguesas tan apetitosas?

El restaurante del ataque al corazón

Los norteamericanos son los reyes de la comida basura, y eso se refleja en la cantidad de establecimientos fast food que recorren el territorio estadounidense. Sin embargo, existe un restaurante que destaca sobre todos ellos. Hoy, en el Blog de Hamburguesas Pamplona, hablamos del “Heart Attack Grill” (en español el restaurante del ataque al corazón). Situado en Las Vegas, maneja una temática de hospital donde el dueño es el médico y las camareras son enfermeras sexys que “recetan” la comida a los clientes, los cuales nada más entrar son vestidos batas típicas de hospital que han de ponerse. Sí, esas con la apertura por detrás.

Imagen

No obstante, esto no es lo que más llama la atención sino el menú. Su gama de productos no podría adecuarse más al nombre del restaurante. Tiene un récord por la hamburguesa más calórica del mundo: ¡10.000 calorías! Teniendo en cuenta que una persona normal y en su sano juicio consume unas 2.500 al día saquen sus propias conclusiones… Esta hamburguesa está compuesta por cuatro filetes de carne, 20 trozos de tocino, 8 lonchas de queso, cebolla roja, tomate y salsa. Todo por supuesto embadurnado en aceite de manteca.

Cada propuesta del menú engorda de solo pensarla. Ellos sí que saben cómo construir la hamburguesa perfecta: Single Bypass Burger, Double Bypass Burger, Triple Bypass Burger, Quadruple Bypass Burger… ¡hasta Octuple Bypass Burger!. (La Quadruple ByPass Burger obtuvo el récord mundial antes de que introdujeran a sus hermanas mayores) Y sí, habéis leído bien, las hamburguesas se llaman Bypass, y todo lo que sirven está apodado con nombres de enfermedades relacionadas con la obesidad. (Coronay Dog, Flatliner Fries…) Recetan también un menú para veganos: Fumar tabaco.

Imagen

Pero la cosa no acaba ahí. Si vas a pedirte la Quadruple Bypass Burger o alguna otra superior, piénsatelo. Si no consigues terminártela acabarás en medio del restaurante y una enfermera te pegará con una pala en el culo. Si eres algo parecido a un toro miura y la acabas, estás de suerte porque las enfermeras te llevarán en silla de ruedas hasta el coche. Además, si pesas más de 158 kg eres algo así como “cliente VIP” y podrás comer ilimitadamente para siempre (A no ser que adelgaces, claro).

¿Piensas que es una locura, verdad? Tal es la magnitud del restaurante que ya ha muerto un cliente en las instalaciones. En febrero de 2012 un “paciente” sufrió un infarto de miocardio mientras comía una hamburguesa triple y en abril del mismo año, otra persona tuvo que ser trasladada al hospital por una situación similar. Un año después, fue un trabajador del local de 260 kg que murió por un ataque al corazón.

¿Y tú?, ¿Te atreverías a visitar este restaurante?